¿QUÉ ESTÁS BUSCANDO?

miércoles, 30 de junio de 2010

UN POQUITO DE INVIERNO

Érase una vez, un conejo llamado Francisco José y un erizo Francisco Javier, uno de ellos se despidió con una carta, era la siguiente.

Querido Conejo:

Por favor, guarda un poquito de invierno para cuando me despierte. Erizo Francisco José (el conejo) le echaba mucho de menos, cuando pasó un día vino el verano y le guardó un poquito de nieve y lo metió en el congelador. Entonces, Francisco José (el conejo) leyó la carta. Pasó el invierno y Francisco Javier se despertó y vio un poco cómo era la nieve. Francisco José iba por un camino y se encontró un elefante llamado Juan Francisco muy pero que muy fuerte. Después se hicieron amigos. Juan Francisco no sabía que había un cazador llamado David que quería coger a un erizo y a un elefante. El cazador cogió a un erizo y el elefante escapó para llamar a su amigo Francisco José (el conejo). Francisco José y Juan Francisco no lo sabían y fueron a rescatarlo a todos los pueblos y lo encontraron en una casa, número 28. El pueblo se llamaba Sevilla, era muy grande, como Utrera. Se lo llevaron a su isla Congo, Congo. En la isla ya no se podía entrar porque lo habían dominado los monos y no le dejaban entrar y se quedaron en la arena.

En mi cuento se aprende a rescatar a tus amigos.

Autor: Francisco Javier Ríos (3ºA)

1 comentario:

  1. Hola Francisco Javier Ríos, en realidad en tu cuento los amigos no consiguen rescatar al erizo. Bueno, por lo menos lo intentan. Un saludo.

    ResponderEliminar