¿QUÉ ESTÁS BUSCANDO?

miércoles, 30 de junio de 2010

LA HISTORIA

Érase una vez unas personas que vivían en el Palmar de Troya. En el pueblo, no había acera, nada más había carretera y cuando llovía entraba mucha agua. Las personas de allí, lloraban mucho porque en la tele dijeron que llovería durante un mes. Y cuando se enteraron no podían salir de sus casas. Podían pero muy poco. Nada más salían para comprar. Allí, las personas no tenían electricidad. Entonces había lámparas de aceite y antorchas. Las personas se estaban preperando porque quedaban tres semanas para la lluvia. Ellos fueron a la iglesia a rezar para que no lloviera. Pasaron días y ellos estaban tristes porque no tenían tiempo. EL alcalde dijo a todo el pueblo:- Quedan dos semanas para que llueva. Era por la noche, y empezó a llover, la gente se asomó y comprobó que estaba lloviendo. Pusieron la televisión y escucharon a la mujer del tiempo: -Esta noche empieza a llover. -Decía la misma. Empezó a entrar agua en las casas y la gente se dio prisa en retirar los muebles, los objetos personales, las sillas, los sofás etc.. Dejaron las casas solas y se fueron a un hotel de Chipiona donde no estaba lloviendo. Encendieron la tele y dijo la mujer del tiempo: - Esta lluvia en el Palmar tardará más de un mes. Continuó diciendo.....el alcalde, ha anunciado que hagan las maletas y se vayan de viaje a otro lugar. Nada más quedaban tres familias pero se fueron corriendo. Esas tres familias, cogieron su coche y se fueron a la Sierra de Cazorla. Allí estuvieron felices y el alcalde se fue a casa de su familia que vive lejos del Palmar de Troya. La gente, que estaba en Chipiona fueron a rezar para que se fueran de allí ya. Los que estaban en Sierra de Cazorla tenían en sus casas una virgen y le ponían un rosario y rezaban. Pasó un mes y la gente todavía estaba allí. La mujer del tiempo anunció: - Queda una semana para que deje de llover en el Palmar de Troya. Pasó cinco días y ya sólo quedaban dos. La gente estaba harta de estar allí. Entonces, las personas de Chipiona se fueron. Y los de Sierra de Cazorla también se fueron. Cuando regresaron, no estaba lloviendo y todo el mundo saltó de felicidad.


Si sabes que vas a llegar pronto, no debes ir de prisa.

AUTORA: Ana Sánchez Triguero. 3ºA

1 comentario: